miércoles, 23 de noviembre de 2016

Lisboa. Parte1: Retrosaria Rosa Pomar

Follow my blog with Bloglovin


En mayo fuimos a Lisboa. Fue un viaje lindo donde los haya. Corto, de jueves a domingo, pero aprovechadito al máximo. Cientos de fotos (que acabo de terminar de editar) lo atestiguan. Si no nos hubiera diluviado el segundo día, habría sido incluso mejor, porque tuvimos que volver hasta en tres ocasiones al hotel para cambiarnos de ropa. Era como si todos los angelitos del cielo estuvieran haciendo pis al mismo tiempo. Supongo que el Tajo tampoco ayuda mucho y aporta el viento a la lluvia, con lo que las calles del centro de la ciudad parecía un cementerio de paraguas abandonados.


Con este viaje, ElDuende ha entendido que una parte imprescindible de la decisión sobre qué ciudad visitar, además de investigar su historia y qué monumentos, museos y catedrales hay... va a ser... mirar el knitmap para ver si existe alguna tienda de lanas interesante. Aunque en este caso, yo ya conocía la tienda de Rosa Pomar e incluso había hecho alguna que otra compra en su tienda online.


Y, en segundo lugar, ha entendido que si una servidora puede estar seis horas entre castillos catedrales y museos, no pasa nada porque él esté un ratito esperando, mientras yo olisqueo, manoseo y estudio detenidamente ovillos de lana. La vida es así. Quien dice un ratito, dice 45 minutos; a fin de cuentas, se trata de un momento perfecto para descansar, estar cómodamente sentado y hacer un repaso detenido de la guía de viajes.



De la tienda he de decir que es la que más merece la pena de Lisboa. Siempre y cuando no quieras comprar simplemente acrílicos, algodones o lanas katia normalitas, que es lo que vas a encontrar en el resto de las retrosarias de la ciudad. Además de un buen arsenal de Debbie Bliss y Malabrigo, disponen también de Opal, Katia, Schoppel, Noro...





También tienen calidades de fabricación portuguesa y marca propia, Rosarios. Las lanas de cobertor son muy ásperas y valen para el fin que están hechas: mantas rudas. Tienen unos colores muy bonitos, pero al tacto... uf!



Sin embargo, también tienen algodones, como la Rosarios 4 For Nature Print, con una gama de color preciosa y lanas más amorosas como la Joao, una merino apropiada para hacer cositas de bebés y niños, con colores suaves y tacto delicado.



La decoración es muy vintage, con muebles reciclados y materiales naturales. Deliciosa. Además, cuenta con un rincón muy chulo para que los niños jueguen mientras los papás y/o mamás compran. Ovillos, cintas, libros en inglés y portugués, agujas, telas para hacer patchwork... Eso sí, para comunicarte con la dependienta, imprescindible un poquito de inglés o francés, porque no habla nadita de español.















En suma, una tienda que, aunque alejada del centro y escondida en la planta alta del número 61 de la Rua do Loreto, merece la pena visitar. Abre en horario continuo, desde las 10:00 hasta las 19:00 horas (incluidos los sábados). Si te cuesta ubicarte en la zona, fíjate en los buzones de la entrada, que son así de lindos y llamativos, cuando los veas, indudablemente sabrás que has llegado...



Para casa me traje bajo la lluvia (cómo no?) un alijo lanero, pero, queridos lectores... esa es otra historia...